SíGUEME

jueves, 11 de septiembre de 2014

EL COPIHUE ENAJENABA SUS PETALOS.


[En el 41 Aniversario del Golpe fascista en Chile. 1973-2014]


La mañana quedó en la bruma
y en la noche del espanto.

Los mismos generales, coroneles. tenientes y soldados que solamente horas antes aplaudían con sus manos defensoras a la Patria ahora la violaban civilmente
levantando su falda de históricas razones para violentarle sus esquemas y derechos.

Bombardearon no las calles,
porque sangraban las rosas
los claveles,y el copihue mientras tanto
enajenaba sus pétalos
ante la muerte de los suyos

Fueron horas horrendas, incineraban en las plazas los libros y la alegría del trabajo por un Chile limpio en la jornada del pan y de los peces.

Una mañana en la bruma de la muerte
del culatazo en el rostro y en las piernas
y en el alma un hambre atroz por lo siniestro
una sed de tierra volcánica por acabar y destruir
lo nuevo que flotaba en la bandera tricolor de La Moneda.
de donde una voz firme abria mas temprano que tarde
las nuevas alamedas de la Patria.

La muerte asolaba el estadio Chile y el estadio Nacional. Gritos de dolor despetaban esa mañana su aroma de muerte y aniquilamiento. Entre los miles de victimas estabas tú, querido Víctor.

Hermano de la flor que hacias saltar de tu guitarra
y por eso te desbarataron las manos
con las culatas de fusiles inservibles al amor.
Por eso las patadas a tu rostro y a tu pecho.
Por eso las decenas de balazos en tu cuerpo
solamente acariciado por mujeres, la lluvia
y la luna de tu querido cielo, como un bosque.