SíGUEME

viernes, 31 de octubre de 2014

POEMAS DE ERNESTO R. DEL VALLE (Octubre 2014)


Poemas del libro inédito FABULAS PARA LEER DE TARDE



DIASPORAS DEL HOMBRE

1
Cae la tarde encima del hombre.
Le resbala sobre el lomo.
Se acomoda a las manos. Deja en sus dedos
el silencio de las nubes que pasan
y en su rostro una mueca de insatisfaccion.
Es la diáspora en los sustratos
de la humana apologia.
En si mismo el Hombre se revela
descubriéndose, iluminado y desnudo aún
de toda irreverencia, con la apatía de su gesto
en las miradas y, en los labios la huella del beso 
de la muerte. La alquimia ensalivada del deseo.
El rictus final de la desolacion y el desamparo.

Junto a la tarde caen las hojas del almendro
mientras canta su himno solapado
la tristeza. El muñon del tiempo
aherroja sus cadenas con la tranquila
complicidad del minutero. En una radio cualquiera
se escucha un temporal de violines
y las dieresis puntuales de un piano
en La Menor. Mientras, cierras las páginas del libro
y te vas a madurar los frutos del rebaño.

2
Pero sigue la vida en la alucinante
alquimia de lo hermoso. 
En el estruendo salvaje 
de sus ánforas nocturnas 
donde el Hombre ama a piel abierta
y se abisma en la elocuencia del amor. 
Allí lo majestuoso y sublime,
lo intimamente sorpresivo. 
Marisma y rompimiendo de la sed. 
Surtidor de polvo de astros. 
Luciernaga entre los muslos de la hembra. 
Mito ella y desacierto. 
Corola viva y humedecida ella en sus pistilos.

Entonces el Hombre sucumbe en vida y frenesí
la catarsis lo envuelve 
saturándolo, punzando la felicidad 
de sus contrarios. 
Aterido en la magia de la vida 
sin regreso ya, 
sin equipajes hacia una tarde 
que borda en el horizonte,
 los silencios menos detestables.

 

 MIS OCIOS MAS ELEMENTALES.

Cuando se me escapan las palabras,
y ven que nunca las persigo. 
Cuando se pierden envueltas y confusas
tras nubes de  nostalgias,
pero ven que no voy a su rescate.
Cuando ni siquiera se conoce de ellas
sino sus propias paradojas,
 sus pragmatismos, de un precoz
aburrimiento y notan
que no trato de entenderlas, entonces canto.
Y la canción, sin yo saberlo
lleva  el sabor de tan algo diferentea la palabra 
que callo un momento,
 hago silencio para sentir dentro
del pentagrama de mi pecho
el aullido tribal de los insomnios.

Hoy sucede que no escribo ni canto,
que el amor no lo sacrifico en la quimera.
Voy hacia la rosa que me quema,
hoy, simplemente bebo mi vino
de esta copa que me sangra
mirándome por dentro
para ver si me actualizo
en este   ser, que en el espejo
me mira y no se reconoce..
Hoy sucede que nada o todo me sucede
y soy bestialmente feliz, hasta mañana.



USTEDES LOS DE ENTONCES




Ustedes, los que fueron gente perseguida,
acechada en el infame
minuto de muerte o la tortura.
Que negaron la cómoda crisálida
del ocio o la indiferencia
y fueron clandestinos nombres,
callados nombres mencionados
como en un susurro. 

Ustedes que tenían novias olvidadas como puntos suspensivos entre los parentesis, mujeres ellas, clandestinas como los volantes y bonos del ventiseis. Escribidores de poemas, ustedes, pobres diablos entregados a la feliz tarea de asaltar el cielo a fuego de metaforas.
Lucio y Mariano en Nueva York, añorando las palmas reales frente al Hudson; Luis Suardiaz, ¿donde?; Rolando y sus hambres, sobreviviendo en Mexico; Raul Luis en el Central y los otros que nunca conoci, que nunca pude medir quimeras con ninguno, 
asesinados, regados por las calles.
Hoy los establezco en aquel espacio
donde mis trece años de entonces
no me permitía estrechar sus manos
y quiero, sin miramiento alguno,
enjuiciar de una vez a mi conciencia.


 


 OCTUBRES Y JAZMINES
                                                   A Luz Marina.

Desde el espacio de mi tarde,  el tuyo  sacrosanto, pero sobre todo divino.
Cruzado entre el sortilegio y la estructura creíble de tu cuerpo sin alas, gaviota tu,
o sólo viento, quizás, pero universal siempre y siempre en esa crisálida de magia junto al verso. Esposa y clarinada. Vertigo y luz. Contagio de octubres y jazmines
Hoy te invito a mi fiebre en el mas urdido paralelo de la rosa donde estallan, desde ya, las primeras detonaciones del alma y de la fiesta.




ADOLESCENCIA [Decineto]

                                             A madre.


No debí serlo, mas fui como la hormiga,
atormentando la miel de tus desvelos
fui como la lluvia plena de recelos.
Fui alquitrán, almendra, viento, luz, hortiga
en el noble talismán de tu estatura.

Pero fuiste alas para la futura
redencion de mis atisbos y conciertos.

Ahora madre, que enigmaticas estrellas
me seducen, me revuelven, se hacen bellas.
En la fértil realidad de mis desiertos.



miércoles, 29 de octubre de 2014

YENILEN MOLA ENTRE LA VIDA Y LAS LETRAS. [Entrevista]


 Por ERNESTO R. DEL VALLE
Poeta y Editor cubano.

YENILEN MOLALa Habana Cuba. Reside en Miami. 
Al Fin, en uno de mis intentos de cacerías, cae en el ‘jamo’ esta cubana.  Habanera, criada entre la ciudad y el campo. Una joven con una amplia gama de prioridades artísticas, entre ellas la Literatura. Poetisa de gran sensibilidad. Su ascensión ha sido fulgurante desde que en el 2010 ingresó en los círculos literarios hispanos del sur de los Estados Unidos, donde empezó siendo invitada a algunas tertulias y terminó como productora, libretista y presentadora de “La Noche de la Poesía Erótica”, el show literario de gran formato que se ha convertido en el evento de referencia en la materia. La poeta es también productora de otro gran show: “El Desalmuerzo Literario”, que tiene lugar todos los domingos en Miami desde julio del 2010. La obra poética de Yenilen Mola permanece inédita hasta este momento, su ópera prima “Estrellas de mi cielo rojo” es, desde ya, un acontecimiento literario en el nuevo contexto de los espacios virtuales, donde los poetas de la nueva generación se hacen conocidos antes de publicar, lo que multiplica las expectativas de los lectores previas a los lanzamientos oficiales de los libros.
ERNESTO R. DEL VALLE. -  ¿Alguna obra publicada?  Háblame de la que más te gustó.
YENILEN MOLA.- Tengo tres libros publicados (todos poemarios), dos enteramente míos: “Estrellas de mi Cielo Rojo” (2011) y “Manjar para mis Bestias” (2014), hay un tercero que es una antología, “La Noche de la Poesía Erótica”, donde participaron diferentes autores.
Amo a mis tres “hijos de papel”, como suelo llamarle a los libros. No quisiera pecar de injusta, pero si vamos a aquello que dice: cada obra realizada debe superar a la anterior, entonces escojo “Manjar para mis Bestias”, es un poemario que resume una obra poética madura, seleccionada y con una revisión cuidadosa, poemas que pueden gustar o no, pero impolutos y que bien dicen por dónde va la Yenilen de hoy.        

ERDELV.- ¿Piensas que la Literatura Femenina  Cubana (la de dentro o fuera de la Isla) es toda una o se diferencia en su esencia interior, en su fuerza o la vivencia de su autor?
Y. M.- Hay varios factores que pueden mover la literatura: las influencias de otros autores, la sociedad, las preferencias, los regímenes políticos, etc. La literatura femenina cubana está marcada por todo eso. Es una, tal vez, solo que con diferentes vectores.

ERDELV.- ¿Puede hablarse de un  desarrollo de la Literatura Femenina  Contemporánea en Cuba? ¿Conoces de ejemplos?
Y. M.- Ha evolucionado, si. Desde los tiempos de Gertrudis Gómez de Avellaneda a la fecha han nacido otras estrellas que de acuerdo a su época y circunstancias han dejado huellas. Son varias, pero cierro mis ojos antes de contestar y la primera que aparece es Dulce María Loynaz, así, en la bendita claridad de mis ojos cerrados respondo a esta pregunta.

ERDELV.- Piensas que tu desarrollo literario se debe al lugar en que resides  ó a tus raíces esencialmente  cubanas?
Y. M.- Ambos cuentan. Sin embargo, en mi, la relocalización ha coincidido con una cierta madurez literaria alcanzada, que si bien no llega a su cumbre (creo que nunca se termina de madurar y aprender), es clave en mi desarrollo literario. La participación en talleres y círculos literarios, Festivales internacionales, las publicaciones… han dado alas a esas raíces.  

ERDELV.- ¿Las razones de estar o no estar en Cuba, a pesar de todo lo dicho, escrito y visto cohíben a un  autor a escribir libremente, de manera objetiva y racional?
Y. M.- No creo. Que se publique es otra cosa, y aún así vemos en Cuba a unos cuantos y cuantas muy corajudos a los que no les tiembla la mano a la hora de llenar el espacio en blanco, tal es el caso de los blogueros; pero sí de escribir se trata, un obrero de la literatura no debe darse el chance  de reprimir su inspiración. Es como pedirle a la flor que no abra.

ERDELV.-  ¿Estás de acuerdo al ejercicio de Unidad entre los escritores cubanos de dentro o fuera de la Isla, en igualdad de condiciones en cuanto al derecho de escribir libremente?
Y. M.- ¡Ojalá que exista! Soberana libertad.

ERDELV.-  Hemos estado al tanto de los diferentes intentos habidos por la parte cubana, de establecer relaciones e incluso, colaboraciones de los escritores cubanos en general que viven fuera de la Isla, en Cuba el colega Jorge Bousoño, en su Foro ALAS DE CUBA, la Editorial, Voces de hoy, al igual que la Revista Guatiní, ambas en Miami,  mantienen, este objetivo, publicando a escritores y poetas cubanos, no sólo residentes en Estados Unidos sino en todo el mundo. Y no somos los únicos.
¿Estarías Dispuesta a formar parte de un encuentro en el que asistan poetisas y escritoras sea en Cuba o fuera de Cuba?
Y. M.- La idea de darles un espacio para publicación a escritores que no tienen acceso libre a esto, es plausible. También tengo una política de puertas abiertas a los eventos literarios que organizo y como ejecutiva de la Editorial ArtSpoken Editions. Amo y entiendo a mis coterráneos. Me encanta la idea de la unidad y el encuentro. Bienvenido sea fuera de Cuba, dentro, a condición de que mi verbo vuele alto y libre.

ERDELV.-  En Cuba hay nombres que nos llevan a la ensoñación como por ejemplo oír la palabra aguacero: ¿Qué te llega a la mente al mencionar estos nombres?
Melcocha
Yagua.
Ajiaco
Porrón
Colibrí
Conuco
Y. M.- Me llega el olor a café recién colado, a tierra húmeda, chicharrones, bohío, las caras de mi familia, Flamboyanes y tamarindos, toda Cuba y yo, pequeña, vestida de poesía. Nací y me crié en la inolvidable Ciudad Habana, pero pasaba las vacaciones en la casa de mis abuelos, en el oriente del país. Una maravillosa sensación asoma, más allá de una memoria, a fin de cuentas el retorno siempre es posible, incluso a través de las palabras.

ERDELV.-  Finalmente,  ¿qué les dirías a las jóvenes escritoras sobre el ejercicio literario?
Y. M.- El oficio se obtiene con la práctica, la excelencia con la superación, la madurez al andar, por eso debemos tomarnos nuestra inmortalidad en serio. 

martes, 14 de octubre de 2014

POEMAS DE ERNESTO R. DEL VALLE [Cuba]

 EL PAIS DE LA SOLEDAD


Ignoto país el de la soledad.
he llegado a él sin visa ni sociego.
He traido el equipaje roto,
descosido por el lado
donde guardo el pasaporte.
Extraño pais éste, donde la tristeza
se cobra como un pasaje más
aunque viaje sobre las piernas
como un niño.
Extraño pais el del solo,
el de "sin nadie mas" de compañia
para el viaje, sino tú
con la angustia por boleto y el beso
de la muerte esperándote a la salida,
con tu nombre escrito
en un carton, para que no te pierdas.




LA MIRADA



La mirada límpida.
Fuego exorcizado en el amor.
Eterno brillo de astros, tu mirada.
 Bandoneón azuleando
un tango bajo las pestañas

Una caracola infinita.

La pequeña estrella
con que jugamos
a lavarle su cara
en nuestra infancia
y ya, de adultos
es la sinopsis de una larga historia
que no cabe siquiera
ni en los besos.






GRITA EL SILENCIO



Amor callado,
silencioso...
Amor de hueso
hacia dentro.
Codorniz
sin canto.
Mudo.
Estalla
en tu vientre
este silencio.

Sin voz te grito..





ORGASMO


En tu piel  escarchas
tus adentros de carbones
ardiendo. 

Toda tú, aleteando libre. 

Cascabel en mis costados.
Susurro. Gemido. Tú.

Historia de  silencios míos
.
Página huidiza
de mis alientos.
Llega ya.

Respírame!!!.





MIENTRAS DUERMES


Madura el sueño en esa cavidad
 donde la bruma conoce de ansiedades
Vas bojeando su estructura vegetal noctuna.
Como el caracol del silencio, Vas.
Dejas en ella, desde la raiz de sus finos pies
y el tronco galaxial de su cuerpo
un enjambre de  besos.
Furia en el ramaje de los cabelllos 
cargados del aroma divino de los astros

Toda ella,  bestia sublime y femenina,
con las garras del sueño
enervando nimbos marítimos,
caracolas celestes,
confunfiendo anémonas de martirios
en tu espalda, ahora yace en la entretela
de Ariadna. Sublime mujer 
Eva de la fruta. Suave mumullo
Abeja rota
, ardidamente
duerme en la placides de tus sociegos,
Desnuda, plácida, como una fruta ocasional y necesaria




POÉTICA


Viene desnuda
tras las metáforas,
o asida a la luz de las frutas.
Llega, se sienta plácida,
fresca, a veces lujuriosa,
a tomar nuestra estancia
como zona de sosiego
y complacencia.
Invade con palabras
y otros sortilegios
el papel en blanco
dando vida planetaria
a todos nuestros sueños.
A veces es catarsis
y, como un agua límpida,
apura la salida
de tristezas y demonios.

Pero llega y la acojo
finalmente,
limpio su cuerpo 
de impurezas,
la mitifico, la violo,
le sorbo hasta la sombra.
Luego doblo el papel
y guardo en un bolsillo




 BUENOS DIAS


. Anoche no fuiste mia.
 Anoche te robaron de mi,
 te secuestraron las huestes del silencio.
Ahora voy a ti, vislumbro tu cuerpo
como catarsis a la desesperacion
tú tambien desesperada, no esperas.
 Abres piernas y brazos para alojarme
en la tibia corola de tu imagen.
Me dejo llevar. Eres ola.
Eres ritmo de una melodia
que solo escuchan desesperadas
 nuestras pieles.
Eres sismo. Quejido. Lloro.
Mi luciérnaga nocturna.
Via Lactea de mis horizontes,
sin brujula vamos, estamos.
Convulsionamos.
Lava ardiente en nuestras entrañas.
Morimos dulcemente.
Orgasmicamente resucitados.




RABIA



Reviertes en paz la santa rabia
esa que reniegas en la ostia
y pones de rodilla a toda costa
el hueso del hambre que no acaba.

Y vas o vienes del beso desnutrido
en la mujer violada en sus adentros
donde colima el pulso de algun verso
con la angustia de lo mismo.

Sin zapatos ni pan, asi va el Hombre
con el duro collar de la tristeza
apretandole el cuello en la certeza
que la vida, ya en él, no lleva nombre. 




VIENTO DE CUARESMA


Hoy  gano mi razón de ser
Junto a lo que pierdo con los días.
En las guerras cotidianas, las porfías
Y el empeño de volar y florecer.

Hoy gano mi razón de esar
Sintiendo la espina en el costado
Amolando el silencio con cuidado
Como afila su ola el fiero mar..

Porque el Ser y Estar es paradoja
Del vivir asumido en el espacio.
Es ese morir tan lento, tan reacio

Sin amor ni vida que te aqcoja.




VEN



Me llaman el anfora dispuesta
y el vino en la copa de la vida
gano del jardin rosa perdida
mas pierdo mi racion en lo que resta.

Me llaman esta vez desde la lumbre
de un sol que ilumina mi costilla,
y me siento a dormir sobre una silla
el ansia que amanso por costumbre.

El ansia que bebo junto al vino
(no olvides tu copa buen hermano)
es esa que muerde, cuando gano,
el alma a mitad de mi camino.



®Ernesto R. del Valle.
Estos poemas pertenecen al libro
®PAPELES ESRUJADOS.