SíGUEME

sábado, 27 de febrero de 2016

MIS OBRAS EN CALAMEO


DESAFÍOS DEL MINOTAURO

Unas palabras del autor.

He aquí los desafíos que desde su laberinto,  enfrenta el Minotauro de nuestro interior, el que todos llevamos en nuestro aliento, en nuestras vicisitudes.
Esta Antología, que en algún momento creí [in]necesaria, ha sido editada con poemas de varios poemarios.
La línea de cada cuaderno está dada desde esa impunidad con que la poesía impone sus secretos. Los libros o poemarios de donde salieron estos poemas son Alabanzas y Alucinaciones, Sepia [inédito] y Razones del camaleón [próximo a editarse en Rep. Dominicana]
Espero que los lectores, en su lectura, encuentren esos desafíos internos, esos alientos y esas vicisitudes.
La noche, la lluvia y la madre. Elementos naturales los primeros y elemento intimo y primordial el segundo, trasuntan en esta Antología.
La noche muerde duro los pasos  de mis rutas;/ mis ojos se pierden en sus cuencas íntimas[…] NOCHE NEGRA
Tres cuadernos en el que he deseado asomar esos desafíos humanos en la secular definición de la vida, la muerte, la angustia existencialista del Hombre y esa búsqueda de la tranquilidad espiritual, se muestra o desea mostrarse en este breve cuaderno.
Yo vengo con mi nombre, / yo vengo con el musgo / en mis pulmones, / con la llaga de mi corazón / en alerta […] LA COPA DEL MIEDO.
El amor, la nostalgia., la memoria catapultada hacia la infancia. En el Cuaderno Madre esta presente de manera dramática.
Y el ferroso ruido de la máquina Singer / donde madre cosía nuestra miseria adusta
por un plato de sopa con ternilla. / ¿Se escucha aún entre los astros?  CASA DE LA INFANCIA
Este cuaderno he querido que llegue a todos y por eso lo he proyectado editarlo en soporte digital, sin ánimo de lucro.
Solo les deseo una feliz e instructiva lectura....


MONÓLOGOS AL TIEMPO

ANTES QUE LA NOCHE LLEGUE

© Irene Mercedes Aguirre-
Docente, Investigadora, Escritora, Crítica literaria

El poeta presenta sus versos  centralmente dedicados a la pasión amorosa y lo hace utilizando tanto las expresiones directas, como  ciertos simbolismos,  metáforas  y figuras retóricas, con todo lo cual pone a disposición de los lectores un diálogo donde la piel y la sexualidad convocan a la respuesta del Otro.
Desde el inicio, este poemario de Ernesto Rodríguez deja claro su propósito de buscar lo que eleva/ no lo que te deja vencido. En ese intento, donde las palabras se esfuerzan por poner al descubierto las emociones y la sensualidad en su clima más propicio, expresa el poeta que el deseo es como caos, desorden, fuego, demonios del cuerpo. Es necesario hacerlos salir, desbordar, limpiar  el interior con el acto amoroso. La mujer es poetizada bajo múltiples aspectos: divina cazadora, hembra (satisfecha o no), victimaria. Se trata de agotar las ansias, no en orgias conventuales ni en horizontes (lejanos, soñados, intuidos). Busca el encuentro con  la amada a través de la satisfacción alcanzada  en el mutuo placer vivido.
No es fácil lograrlo, hay que sortear los obstáculos  que vedan la delicia del encuentro, ser una puerta sin cerrojos,  recuperar el ser, el delirio. Y avanza un paso más: la traslación de lo sagrado a la esfera sexual. Otras  veces,  nos sorprende  con sus expresiones referidas a  la impía flor de la carne que provoca el deseo del encuentro  de dos ansias, sin soledad ni distancias.  Recuerda, revive, quiere reiterar el placer macho-hembra  (esclava que es independiente).  Y todo ello fluye en Monólogos al tiempo  , que son a la vez el sueño que yace en la piel , porque el sexo es el más antiguo vaso  donde cada humano  bebe el licor que lo enamora.
El sexo como salvación, la redondez como metáfora  de lo femenino y de las delicias. Las mujeres son, en su expresión poética,  huestes vestales  que conservan el fuego de los siglos, su secreto.
En un mundo  materializado,  concreto, donde la racionalidad pretende  estructurar la vida de los seres humanos, Ernesto vuelve al pequeño reducto originario de los sueños del placer y el contacto íntimo para recordar que estamos vivos aunque, lo confiesa “la noche ya no tarda”.

 Buenos Aires, Argentina,  9 de mayo 2015


GALERÍA DE LA MÚSICA CUBANA

Breves palabras del autor:

Antes de introducirlos a la lectura de estos textos sobre los autores e intérpretes de la música cubana, me es necesario decir que no soy un estudioso del pentagrama, sin embargo, la música como Patrimonio de los pueblos me ha cautivado siempre, desde el toque de santería hasta la música llamada culta. Es por ello que deseo entregar este testimonio de amor por la música cubana en homenaje a todos estos autores, cantautores, intérpretes, directores de orquestas, etc. Hombres y mujeres que han hecho  elevar la música de nuestra Patria a latitudes universales. Quede aquí, de manera modesta, esta breve muestra, que he titulado…

Galería de la Música Cubana


PALABRAS VIVAS

Una muestra de que la poesía no es un hecho individual ni único. Poemas que han sido llevados a un diálogo certero, respetando en todo momento la estructura y el contenido del original. Un total de treinta colegas poetisas que prestaron su voz para este hecho sin precedente hasta ahora en el quehacer literario.


ENTRE LA VIDAY LAS LETRAS [Entrevistas]

UNAS PALABRAS NECESARIAS.

Por. Ernesto R. del Valle.

Se hacen necesaria, estas palabras, para comprender por qué los escritores cubanos, (en este caso, escritoras al margen de prejuicios ideológicos), unen sus ideas en aspectos tan importantes como la confraternidad, la importancia de la unidad y enriquecimiento de la poesía cubana en el universo literario y la necesidad de sobrevivir por encima de conceptos que alguna vez dividieron la armonía de los intereses comunes en dos formas de SER Y ESTAR, de escribir y de sentir las raíces de la cubanía, siendo una la historia de la Patria.
En pos de estos interesantes y a la vez modestos objetivos me he propuesto hacer algunas preguntas, (las mismas), a escritoras cubanas que han decidido vivir fuera o dentro de la Isla de Cuba.
En este listado de colegas, se encuentran poetisas y escritoras de otros géneros.
En sus respuestas, estas mujeres que hablan de ensueño, de la esencia de ser de la poesía su importancia como tal en el enriquecimiento de la Nación, hay una equilibrada actitud de cubanía a pesar de que su salida de alguna de ellas, acaeciera en los años tempranos de su infancia.
La nostalgia por su casa natal, las calles por donde alguna vez caminaron, los parques donde el viento revolvió sus cabellos, todo, recubierto como por una cáscara de brumas, por ese “limazo” que aturde la memoria y la realidad de los años idos, pervive de manera fantástica en sus voces y sentimientos.
Lo que no sucede con quienes residen en Cuba, porque viven en su propia llama, raíz, tronco de revitalizacion cotidiana.
Pero la Literatura Femenina, [que sí la hay] ésta que nos vocea su fuerza telúrica, realizada aquí o allá, no importa dónde, tiene su fundamento en las raíces de quienes la aprecian, la enriquecen y hacen grande. Por tal motivo estas voces presentes, hacen valedera la importancia de una pronta reivindicación de los valores sustanciales, del acercamiento de quienes en definitiva no hemos creado el mundo pero sí podemos hacerlo mucho mejor.


PUNTO G. Breve antología de la poesía erótica escrita por mujeres.

HECHO ERÓTICO EN LA POESÍA ESCRITA POR MUJERES (Una breve nota) 

Por Ernesto R. del Valle. Queridas lectoras. Estimados lectores: Desde el siglo pasado, luego de los '40, la mujer abría una brecha a la Sociedad de entonces. Ya había atisbos de redención femenina en los versos de la mexicana Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, más conocida como Sor Juana de la Cruz dejando en sus versos esa agonía de ser, un objeto de placer, en su condición humana, social, económica y política, para convertirse en un sujeto importantísimo en la sociedad, La mujer, en su condición sexual, ha sabido establecer, sin límites ni fronteras, su presencia como lo que biológica y genuinamente es, UN SER HUMANO. En la Literatura en general, las mujeres han partido en dos la cáscara misteriosa de lo prohibido, las aburridas inhibiciones, los estúpidos tabúes en cuanto al sexo y es, junto al hombre un Ser igual que entrega y comparte, que siente y hace sentir, goza y hace gozar. Pienso con certeza que este tipo de poesía ha roto el eslabón que ataba a las mujeres, sobre todo, a la sumisión cultural-sexual. Hay colegas [aunque reducido el número.] que han echado a un lado la invitación y noto, por sus respuestas que sienten cierto rechazo a este tipo de tema. No las culpo ni les respondo. Hay que trabajar más profundo en el sentimiento y en las percepciones íntimas y liberadoras. Ya lo había demostrado Carilda Oliver en Cuba en su libro Memoria de la fiebre, [1958] con su poema Me desordeno, amor, me desordeno, e hizo llevar, horrorizadas, las manos a las bocas a unas cuantas mujeres de la época Y mi suerte de fruta respetada arde en tu mano lúbrica y turbada como una mala promesa de veneno (…) También encontramos a Alfonsina Storni, en Argentina quien confesó en su poema: Veinte siglos: Estuve atada como Prometeo, pero una tarde me salí del cinto. como un desafiante grito de libertad, arrogándose el derecho de romper el yugo cultural, oscuro y milenario que, con falsos pudores le imponía la censura de la época. Delmira Agostini en su poema Misterio ven, sondea las imprevisibles y misteriosas arcas del inconsciente a fin de divisar otras regiones, otros feudos. Dice: Ven, oye, yo te evoco. Extraño amado de mi musa extraña, Ven, tú, el que meces los enigmas hondos [...] Ven, acércate a mí, que en mis pupilas Se hundan las tuyas en tenaz mirada,
pg. 5
Mas cercana a nosotros está la nicaragüense Gioconda Belli El poema: Para hombres que quieran amar mujeres mujeres, no es un grito de rebeldía ni un canto de sumisión, es la realidad de una mujer que se conoce plenamente ante el hombre como un ser igual a igual a él en derechos y sentimientos. El hombre que me ame no querrá poseerme como una mercancía, ni exhibirme como un trofeo de caza, sabrá estar a mi lado con el mismo amor con que yo estaré al lado suyo. El Erotismo está en la Pasión por la entrega, el ansia extrema en la conciencia del goce sexual y no en la pasividad que la Era Victoriana de manera cruel impuso a las mujeres. La poesía contemporánea lleva este tema a planos esenciales donde la mujer no solamente clama por la presencia del hombre, canta a su belleza masculina sino que se conoce y reconoce ante él a su mismo nivel y medida, se siente como la perfecta pieza que encaja de manera especial en el cuerpo amado, dando y recibiendo placer, entregándose activa y no pasivamente. Esa es la poesía erótica actual. Además de un canto a la belleza del cuerpo humano, más allá del género, que se presenta yuxtapuesto a sus deseos de sentirse y hacer sentir el placer de manera libre y abierta. Cierto o no, exista o sea algo utópico, allí precisamente se halla como un protagonista necesario ese PUNTO 'G', tan prohibido a nuestras abuelas. pero siempre buscado, deseado de manera intima. Exista o no exista. Esté presente o no, ¡qué hermoso pensar en su presencia durante la copulación. La poesía contemporánea ha barrido con las inhibiciones y tabúes victorianos definitivamente. Hoy las palabras 'Pene', 'Clítoris' 'Semen' 'Vulva', por ejemplo, ya no son demonizados por la crítica.. Y qué hermoso, que la mujer al fin pueda hablar libremente de su sexualidad y gozar del placer íntimo con su pareja. Esta Breve Antología de la Poesía Erótica escrita por Mujeres trata de manera especial este rasgo significativo. Quizás se crea que el título es un símbolo de diversión, es decir, de desviar la atención del objetivo principal de esta selección o Antología. No, es simplemente todo lo contrario, es la fuerza con que se afirma la libre determinación de la femineidad. Algo parecido a lo que el hombre hace cuando se toca sus partes como símbolo de demostración de la hombría.. LA PASION como elemento principalísimo de lo erótico. El PUNTO 'G', no como protagonista gratis, sino como elemento fundamentalísimo del placer y de la entrega, pero además un elemento erótico 'per saecula saeculorum' De allí el título, PUNTO 'G', con toda su garantía, aspecto, trascendencia y humanidad. Las muestras de esta Breve Antología de la Poesía Erótica escrita por Mujeres, las aquí participantes, son ejemplos y homenaje a aquellas mujeres que han tenido que batallar duramente contra oscurantismos machistas aunque aún perduren y se hagan patentes en la cruel e inhumana violencia doméstica que solamente en República Dominicana, Honduras o Bolivia, llegan a un nivel horroroso de feminicidio.

Mis obras en Calameo◄ Abre y lee.

jueves, 11 de febrero de 2016

AMEN DE MARIPOSAS UN POEMARIO DONDE LA MUJER ES EL «LEIT MOTIV»

Se trata del poemario AMEN DE MARIPOSAS, en el que el autor recrea en versos de una hechura singular, la Universalidad de la Mujer en las siempre encantadoras imágenes de la mariposa. En la portada un hermoso cuadro en acrílico, donado por el prestigioso artista plástico cubano, Arturo Potestad y prologado por el Poeta y  Profesor Universitario español Mariano Rivera Cross.
El título del poemario ha sido  tomado del poema homónimo del dominicano Pedro Mir en homenaje a las hermanas  Mirabal, asesinadas durante la sangrienta tragedia trujillista, lo dice el autor en las siguientes palabras:  
En este poemario y con este título quiero homenajear a todas las mujeres que desempeñan su rol  en la Sociedad, mano a mano, piel a piel, alma de por medio. Para todas ellas y por ellas, este amén de mariposas.

Con el resguardo del importante y certero poeta dominicano Pedro Mir, has compuesto -como Mozart y Ravel- poemas en los que las imágenes afines a las bellezas de las mariposas toman vuelo y, nunca cayendo en el pozo fácil del pasquín de denuncia social, no solamente denuncias los millones de atropellos que han recibido y siguen recibiendo los seres que a través del amor originan la vida, sino que el lector le ilumina en sus ojos, en su piel, en sus pezones y en sus caricias.
Las crisálidas de las mariposas se convierten en las mujeres que luchan por el amor, la justicia y la libertad.
Mariano Rivera Cross/  España. (Autor del prólogo))
Doctor y Licenciado en Literatura Hispánica
 Poeta, novelista, y dramaturgo.
En la poesía de Nuestra América hay una larga tradición referida a la mariposa como símbolo de belleza. Versos emblemáticos son estos del gigante nicaragüense, Rubén Darío: "El verso sutil que pasa o se posa/ sobre la mujer o sobre la rosa,/ beso puede ser, o ser mariposa." Esta sola mención bastaría para justificar el poemario "Amén de mariposas" de Ernesto Rodríguez. Pero hay más. Solo un ejemplo: el aforismo que dice: "A una mujer no se la debe ofender ni con el pétalo de una rosa". Es una tradición que nuestro poeta enriquece con versos como este, referido a la imagen de la mujer/mariposa: "La que nunca se puso de rodillas y amé hasta su sombra". Porque no solo se trata de un homenaje a la mujer, sino -además- de su propia reivindicación: de mujer que solo admite que se la pueda tocar con el pétalo de un verso.
Julio Carmona/ Perú
Miembro del Comité de Redacción de las Revistas Digitales 

Amén de mariposas enaltece la condición femenina y da lugar a un encuentro cálido y enriquecedor entre la poesía y el corazón del lector.
 Es un poemario dedicado a la mujer en sus diferentes facetas, siempre desde la metáfora -sugestiva, por cierto- de la mariposa como símbolo de la femineidad.
Ernesto R. del Valle nos conduce por esos territorios donde lo femenino impregna con su particularísima luz el paisaje emocional que cada poema nos trae. La voz del poeta llega viril, madura y rica, con un lenguaje elegante y fluido, y pleno dominio pleno tanto del verso libre como de las formas clásicas, siempre dentro de una poesía moderna, actual.
Rafaela Pinto/ Argentina.
Abogada especializada en Derecho Civil
 Poeta
En Amen de mariposas, Ernesto R. del Valle nos muestra el contrapunto entre la naturaleza humana y la naturaleza animal, a través de un poemario en el que la mariposa, como símbolo de transformación y metamorfosis de la vida animal, representa el canto del deseo erótico. Amor y erotismo, cuerpo y alma, vuelo y reposo oscilan entre la mariposa y la mujer como fuentes de creación, atracción carnal y libido mortal. Elogio a la carne y al sueño del amor. Este vuelo erótico es el vuelo larval de la seducción en su camino de transformación.
Basilio Belliart- República Dominicana
Poeta. Editor de la Revista Literaria
País CULTURAL
 El jardín, como metáfora, pletórico de flores variadas, al interior de la poética de Ernesto R. del Valle lo vislumbro en función de cortejo sexual en su labor pro-creadora, de modo que las mariposas, esencialmente sexuales, en su última etapa de la vida, se manifiestan en cuerpos accesibles a la pulsión del deseo como medio para culminar en poesía.
Rocío L’Amar/ Chile
Escritora/ Literiógrafa/ Abogado.
 El autor: Ernesto R. del Valle/ Cuba
…Dile adiós con un beso sobre sus ápices y que sus fronteras sean siempre las de la Vida al filo de los arcoíris en el atardecer. Que todas tengan para siempre la luz de sus vuelos, esa recóndita belleza y el amplio espacio donde hacer realidad,
en los estuarios del tiempo, y por los siglos de los siglos
este vibrante, universal, sonoro…AMÉN DE MARIPOSAS...
Ernesto R. del Valle.
Fragmento del poema SALMO FINAL PARA MARIPOSAS.
OTRA MUESTRA DEL POEMARIO "AMEN DE MARIPOSAS"
                                                Es mi Flor Nacional la mariposa blanca.
                                                mas que albura en sus pétalos, que femenina esencia,
                                                un orgullo de Patria –martiana independencia-
                                                adivina cualquiera que de su tallo arranca.
NAHILIL: DAMA MARIPOSA
(Final) 

Ella llega finalmente, aleteando
en su inocencia, al ritmo de esa
alegría marcada al pulso del tiempo.
 Porque nadie sabe donde Nahilil establece
su luz con esa frescura propia de las mariposas del Sur.
Jamás interferida por las huestes de las sombras que la acechan
Nahilil se hermosea, desprotegida,
 insatisfecha
quizás, en el amor, tal vez no la amen como se merece,
tal vez aún no conozca a plenitud las mieles del amor,
puede que tan solo sea un bello adorno en el jardín y nada mas.
Pero llega y es feliz y eso cuenta nada más
para esta historia de mariposas blancas.

 REGRESAN LAS MARIPOSAS

Luego del silencio y el agobio
regresan las mariposas a mi intima caverna.
Con sus vuelos
desmañados, inexpertos cubren las estancias
 y espacios mas queridos.
 Llegan, por ejemplo, a posarse
sobre las cicatrices relevantes del recuerdo
y con sus élitros liban el espeso néctar
de mis vivencias más afortunadas.
La mariposa es un ente mítico,
 la reina alada en los jardines,
símbolo ornamental y femenino
de la sensualidad y la inocencia.
Las mariposas son impredecibles
 en la ecuacion de la tristeza,
cuando la lluvia les detiene el vuelo en los jardines;
 pero estas que me visitan a la hora del tedio
y la complacencia, irrumpen con su danza
en loco vuelo para asaltar mis intramuros
ya deteriorados por la lluvia,
la furia del amor y de la vida.

  
SALMO CON MARIPOSA 

Tiempo sobre tiempo.
Tiempo sobre la lluvia del tiempo,
sobre la sal desamparada del tiempo
 en su espiral también desamparada,
también en un desvelo
de cariátides perdida y sin abrigo,
sosteniendo las lejanas zonas del recuerdo.
Allí se reúnen los salmos de las mariposas,
 allí las encrucijadas del beso primero,
de la sorpresa de los cuerpos desnudos
en la santa comunión de Hombre y Mujer,
polvo y costilla bíblica
o la esencia de la teoría de Darwin
en la continuación de las especies.
Hombre y Mujer. Uno y otra.
Los dos y dentro de si,
la suprema capacidad de la fruta
joven y madura, de la fruta capaz,
devorados por aquel amor que el tiempo
y sus lluvias,
 en una ciega ecuación incomprensible,
emboscaron  cierta vez y, ciegos e imprecisos,
dejaron para luego las respuestas.
Aniquilado ya el posible arco de la luna
 donde colgaron cierta vez
razones y esperanzas.


DISCURSO SIN MARIPOSA

  
Cordial como la memoria de los crustáceos
Arrítmico el rencor.
Vamos con el júbilo del animal herido
Ciudadano de la brizna,
Arquero sin partido
Buscándome en follaje del fervor.
Cociéndome la garganta
Con el garfio del grito
Llego a la compuerta
De la familiaridad
Para establecer la memoria
O el enigma del tiempo
En la piedra o el naipe

Mi yo numeral
Sumergido apoteósicamente
Como un aguijón
Salvando la metáfora
El perdigón de la palabra
El martillazo en la risa
Y las huellas dejadas
A los amigos
Junto a las copas ya vacías. 

lunes, 8 de febrero de 2016

EN HOMENAJE A MI BISABUELA LA PERIODISTA MARIA DEULOFEU CUERVO.


LIUDMILA PEÑA HERRERA.
Licenciada en Periodismo.
Universidad de Oriente, Santiago de Cuba.
En la actualidad, trabaja en el semanario ¡ahora!,
en la provincia de Holguín, Cuba.

EL SIGLO DEL FEMINISMO

Tomado de: https://isladelapoesia.wordpress.com/2012/10/19/el-siglo-del-feminismo/

Tercer Congreso Nacional de Mujeres en Cuba
Por Liudmila Peña Herrera
Puertas adentro, no eran más que delantal y miel, vientres fértiles y ternura para hijos y amantes. Puertas afuera, la vida hervía con el fuego de los misterios por descubrir.
Así, la sociedad patriarcal fue construyendo los hilos de sus mujeres-marionetas. Los alargaba y acortaba a su antojo, para solo permitirles los escasos movimientos que eran dable a las féminas en aquella sociedad. Por eso, algunas se negaron al silencio y la exclusión. Si se luchaba por la igualdad de derechos, había que liberarlas de una función social que las hacía prisioneras de lo doméstico: su labor era procrear y cuidar de la casa y los hijos, bajo el yugo legal del padre o el esposo. Surgía un movimiento que luego tomaría el nombre de feminismo, el cual perseguía todas las reivindicaciones por las que se luchaba para el género masculino, incluyendo el derecho al sufragio.
Muchas fueron las eventualidades que sorteó el movimiento antes de llegar a Cuba. Entre ellas, el incendio de una fábrica textil en Nueva York, a manos de su propio dueño, para acabar con la huelga de sus trabajadoras. Dentro había 129 mujeres. Desde entonces, el violeta es el color que  identifica la lucha, pues el humo del incendio llevaba esos tonos, por la coloración de las telas con las que trabajaban aquellas newyorkinas.
TIERNAS Y REBELDES
Según Julio César González Pagés, investigador del tema, en la Isla se habla de movimiento feminista a partir de 1912, cuando se fundan en La Habana las tres primeras asociaciones de ese corte: el Partido Popular Feminista, el Partido de Sufragistas Cubanas y el Partido Nacional Feminista.

Grupo de mujeres feministas en La Habana
Aun siendo aprobadas las leyes de la Patria Potestad (1917) y la del Divorcio (1918), las féminas cubanas no se habían situado en el lugar que les correspondía dentro de la sociedad. Por eso, convocaron a los Congresos Nacionales de Mujeres en 1923 y 1925, donde participaron maestras, obreras, intelectuales y periodistas.
Así, el Congreso  Nacional Femenino de 1923, primero de su tipo  en  América  Latina, contó con la participación de 31 instituciones femeninas. Además de la demanda por el voto femenino, destacó la lucha por la creación de nuevas escuelas, reformas en la legislación legal por la equiparación de los derechos del hombre y la mujer, amparo jurídico para las féminas y los niños, creación de tribunales para menores, protección del trabajo femenino, la lucha contra las drogas y la prostitución, según refiere la Doctora en Ciencias Pedagógicas Sofía de Varona, en su investigación “La labor del maestro en el proceso de formación y desarrollo de la identidad nacional cubana”.
No obstante, mucho antes de 1912 hubo muchachas tiernas y rebeldes que se fueron a la manigua sin pedir colchón de plumas ni candelabros ni sedas. En la propia ciudad de Holguín se cuentan tantos nombres de mujer que transgredieron cánones e imposiciones por defender sus ideales, como en cualquier otra parte del país, aunque no hubiese célula u organización “feminista” que las agrupase.
Apenas dos días después del alzamiento en La Demajagua, Juana de la Torre, rompiendo con los prejuicios de la época, brindó refugio al maestro Manuel Hernández Perdomo, sobre quien pesaba una orden de detención, sin brindar pretextos a sus contemporáneos. Así atrajo sobre ella la vigilancia de los guardias, encerrándose en la casa, mientras el independentista lograba huir y se frustraba la acción de los colonialistas.
Años después, la joven María Machado traicionaría a su padre, el General Emilio March, al mando de la Tercera División del Ejército Español, con cuartel en la ciudad de Holguín, para entregar los pormenores de la plaza a los mambises, entre los que detallaba el emplazamiento de los fortines, el número de los soldados que la guarnecían, los cañones de que disponían y otros datos que permitieron el éxito de la acción realizada el 30 de agosto de 1897, a las órdenes de Calixto García.


Mercedes Sirvén
Otra muchacha generosa fue Mercedes Sirvén Pérez-Puelles, la única mujer que obtuvo los grados de Comandante del Ejército Libertador. Sola, agarrada a su fusil, desandaba la joven, distribuyendo medicamentos a diferentes hospitales de guerra. Por si no bastara, estableció el suyo en la finca Palmarito de Gamboa, al sur de Las Tunas. Y ahí están sus grados, que no dan toda la fe de su arrojo, mas prueban que demostró cuánto podía hacer una mujer, al punto de obtener una distinción que muchos hombres anhelaron.
FÉMINAS DE HOLGUÍN
Dos años antes del Primer Congreso Nacional de Mujeres, se había constituido en Holguín el club femenino “Alma Holguín”, cuyos objetivos eran la superación de la mujer y el respeto de sus derechos constitucionales, destaca Sofía de Varona. Luchaban porque se valorara a las féminas como compañeras del hombre y se reconocieran sus mismos derechos. La presidenta era María Rosa Magas.

De hecho, el 10 de marzo de 1933, se fundó la Asociación Femenina Holguinera, presidida por Elisa Pérez Santiesteban, con el fin de apoyar a la mujer y la niñez, a través del fomento de la cultura y las obras benéficas. Por eso, no extraña que la presencia de las mujeres holguineras resaltara en el magno evento. Entre ellas, las maestras Ana Margarita Aguilera Ripoll y María Deulofeu Cuervo[1].
Esta última se unió a la Joven Cuba y al Movimiento Guiterista, como prueba de que las féminas eran parte de la preocupación nacional por el destino de la Isla. Fue la primera mujer miembro del ejecutivo municipal del Partido Unión Nacionalista y la primera concejal del territorio en las elecciones de 1936. En tanto, Ana Margarita Aguilera, participante del Congreso Nacional Femenino, celebrado en La Habana, en 1939, enfocó sus intervenciones en el mejoramiento del ambiente social de sus contemporáneas, desde el punto de vista de la educación.
Y el arte, cómplice de lo prohibido, también se agarró de la mano del feminismo. Marilola X (María Dolores Suárez Ricardo), preocupada por los problemas sociales que dolían fuera y dentro de los hogares cubanos, es llamada peyorativamente como “feminista”. Los versos revelan su increíble personalidad: “Oh! La diaria rutina: Repetir de las cosas. /El domingo a la iglesia, el lunes a pecar…/ otro día quitar el búcaro de las rosas, / porque las rosas tristes dan ganas de llorar.”
De su mano nació, en 1931, la Revista Nosotras. Otra escritora, Martha García Ochoa, la acompañaría en su gestación y desarrollo. La periodista Betsy 

                MARILOLA X                 Segura Oro, en su texto “Letras de Mar y Olas…” afirma que su objetivo era“representar a la mujer cubana y dar publicidad en la literatura de la región nororiental, a las creaciones de las holguineras”.
La lucha por la emancipación de la mujer tuvo tantas figuras representativas en este territorio como los cráteres de olvido donde han permanecido muchas. Por eso, si fuese desmedido atrevimiento llamar feministas a aquellas primeras mujeres que cortaron los hilos y se lanzaron a actuar y luchar y vivir en la manigua, entre machetes, plomo y pólvora; al menos, podríamos comenzar a redimir su ejemplo, semilla que germinó después en acciones y voces contundentes dentro y fuera de las fronteras de Holguín.
NOTAS.
[1]  María Deulofeu Cuervo.. Fue una de las cubanas que más se diustinguió en la emigración, ayudando eficazmente a la causa de la Independencia de Cuba. Fue miembro de Honor del Ejército Libertador, según la designación que le hiciera el Centro de Veteranos de Holguín. Hija del Reverendo Manuel Deulofeu Lleonard uno de los jefes de la emigración cubana en la Florida. A él le tocó precisamente pronunciar el discurso de bienvenida en Honor al Apóstol José Martí, en el apoteósico recibimiento que le brindara la colonia cubana en Key West.
"Recuerdo aún, dijo a un periodista la distinguida dama- aquel momento emocionante cuando José Martí se bajó del tranvía tirado por mulas y fue llevado casi en hombros, por la muchedumbre  que lo aclamaba, hasta el edificio de la fábrica de tabacos de Eduardo Gato, lugar donde se le había preparado el recibimiento. Martí oyó en silencio, con viva emoción el discurso de mi padre y los de los otros oradores. Y luego pronunció una oración extraordinaria que arrancó aplausos y lágrimas. Fue un impresionante recuerdo."