SíGUEME

jueves, 11 de febrero de 2016

AMEN DE MARIPOSAS UN POEMARIO DONDE LA MUJER ES EL «LEIT MOTIV»

Se trata del poemario AMEN DE MARIPOSAS, en el que el autor recrea en versos de una hechura singular, la Universalidad de la Mujer en las siempre encantadoras imágenes de la mariposa. En la portada un hermoso cuadro en acrílico, donado por el prestigioso artista plástico cubano, Arturo Potestad y prologado por el Poeta y  Profesor Universitario español Mariano Rivera Cross.
El título del poemario ha sido  tomado del poema homónimo del dominicano Pedro Mir en homenaje a las hermanas  Mirabal, asesinadas durante la sangrienta tragedia trujillista, lo dice el autor en las siguientes palabras:  
En este poemario y con este título quiero homenajear a todas las mujeres que desempeñan su rol  en la Sociedad, mano a mano, piel a piel, alma de por medio. Para todas ellas y por ellas, este amén de mariposas.

Con el resguardo del importante y certero poeta dominicano Pedro Mir, has compuesto -como Mozart y Ravel- poemas en los que las imágenes afines a las bellezas de las mariposas toman vuelo y, nunca cayendo en el pozo fácil del pasquín de denuncia social, no solamente denuncias los millones de atropellos que han recibido y siguen recibiendo los seres que a través del amor originan la vida, sino que el lector le ilumina en sus ojos, en su piel, en sus pezones y en sus caricias.
Las crisálidas de las mariposas se convierten en las mujeres que luchan por el amor, la justicia y la libertad.
Mariano Rivera Cross/  España. (Autor del prólogo))
Doctor y Licenciado en Literatura Hispánica
 Poeta, novelista, y dramaturgo.
En la poesía de Nuestra América hay una larga tradición referida a la mariposa como símbolo de belleza. Versos emblemáticos son estos del gigante nicaragüense, Rubén Darío: "El verso sutil que pasa o se posa/ sobre la mujer o sobre la rosa,/ beso puede ser, o ser mariposa." Esta sola mención bastaría para justificar el poemario "Amén de mariposas" de Ernesto Rodríguez. Pero hay más. Solo un ejemplo: el aforismo que dice: "A una mujer no se la debe ofender ni con el pétalo de una rosa". Es una tradición que nuestro poeta enriquece con versos como este, referido a la imagen de la mujer/mariposa: "La que nunca se puso de rodillas y amé hasta su sombra". Porque no solo se trata de un homenaje a la mujer, sino -además- de su propia reivindicación: de mujer que solo admite que se la pueda tocar con el pétalo de un verso.
Julio Carmona/ Perú
Miembro del Comité de Redacción de las Revistas Digitales 

Amén de mariposas enaltece la condición femenina y da lugar a un encuentro cálido y enriquecedor entre la poesía y el corazón del lector.
 Es un poemario dedicado a la mujer en sus diferentes facetas, siempre desde la metáfora -sugestiva, por cierto- de la mariposa como símbolo de la femineidad.
Ernesto R. del Valle nos conduce por esos territorios donde lo femenino impregna con su particularísima luz el paisaje emocional que cada poema nos trae. La voz del poeta llega viril, madura y rica, con un lenguaje elegante y fluido, y pleno dominio pleno tanto del verso libre como de las formas clásicas, siempre dentro de una poesía moderna, actual.
Rafaela Pinto/ Argentina.
Abogada especializada en Derecho Civil
 Poeta
En Amen de mariposas, Ernesto R. del Valle nos muestra el contrapunto entre la naturaleza humana y la naturaleza animal, a través de un poemario en el que la mariposa, como símbolo de transformación y metamorfosis de la vida animal, representa el canto del deseo erótico. Amor y erotismo, cuerpo y alma, vuelo y reposo oscilan entre la mariposa y la mujer como fuentes de creación, atracción carnal y libido mortal. Elogio a la carne y al sueño del amor. Este vuelo erótico es el vuelo larval de la seducción en su camino de transformación.
Basilio Belliart- República Dominicana
Poeta. Editor de la Revista Literaria
País CULTURAL
 El jardín, como metáfora, pletórico de flores variadas, al interior de la poética de Ernesto R. del Valle lo vislumbro en función de cortejo sexual en su labor pro-creadora, de modo que las mariposas, esencialmente sexuales, en su última etapa de la vida, se manifiestan en cuerpos accesibles a la pulsión del deseo como medio para culminar en poesía.
Rocío L’Amar/ Chile
Escritora/ Literiógrafa/ Abogado.
 El autor: Ernesto R. del Valle/ Cuba
…Dile adiós con un beso sobre sus ápices y que sus fronteras sean siempre las de la Vida al filo de los arcoíris en el atardecer. Que todas tengan para siempre la luz de sus vuelos, esa recóndita belleza y el amplio espacio donde hacer realidad,
en los estuarios del tiempo, y por los siglos de los siglos
este vibrante, universal, sonoro…AMÉN DE MARIPOSAS...
Ernesto R. del Valle.
Fragmento del poema SALMO FINAL PARA MARIPOSAS.
OTRA MUESTRA DEL POEMARIO "AMEN DE MARIPOSAS"
                                                Es mi Flor Nacional la mariposa blanca.
                                                mas que albura en sus pétalos, que femenina esencia,
                                                un orgullo de Patria –martiana independencia-
                                                adivina cualquiera que de su tallo arranca.
NAHILIL: DAMA MARIPOSA
(Final) 

Ella llega finalmente, aleteando
en su inocencia, al ritmo de esa
alegría marcada al pulso del tiempo.
 Porque nadie sabe donde Nahilil establece
su luz con esa frescura propia de las mariposas del Sur.
Jamás interferida por las huestes de las sombras que la acechan
Nahilil se hermosea, desprotegida,
 insatisfecha
quizás, en el amor, tal vez no la amen como se merece,
tal vez aún no conozca a plenitud las mieles del amor,
puede que tan solo sea un bello adorno en el jardín y nada mas.
Pero llega y es feliz y eso cuenta nada más
para esta historia de mariposas blancas.

 REGRESAN LAS MARIPOSAS

Luego del silencio y el agobio
regresan las mariposas a mi intima caverna.
Con sus vuelos
desmañados, inexpertos cubren las estancias
 y espacios mas queridos.
 Llegan, por ejemplo, a posarse
sobre las cicatrices relevantes del recuerdo
y con sus élitros liban el espeso néctar
de mis vivencias más afortunadas.
La mariposa es un ente mítico,
 la reina alada en los jardines,
símbolo ornamental y femenino
de la sensualidad y la inocencia.
Las mariposas son impredecibles
 en la ecuacion de la tristeza,
cuando la lluvia les detiene el vuelo en los jardines;
 pero estas que me visitan a la hora del tedio
y la complacencia, irrumpen con su danza
en loco vuelo para asaltar mis intramuros
ya deteriorados por la lluvia,
la furia del amor y de la vida.

  
SALMO CON MARIPOSA 

Tiempo sobre tiempo.
Tiempo sobre la lluvia del tiempo,
sobre la sal desamparada del tiempo
 en su espiral también desamparada,
también en un desvelo
de cariátides perdida y sin abrigo,
sosteniendo las lejanas zonas del recuerdo.
Allí se reúnen los salmos de las mariposas,
 allí las encrucijadas del beso primero,
de la sorpresa de los cuerpos desnudos
en la santa comunión de Hombre y Mujer,
polvo y costilla bíblica
o la esencia de la teoría de Darwin
en la continuación de las especies.
Hombre y Mujer. Uno y otra.
Los dos y dentro de si,
la suprema capacidad de la fruta
joven y madura, de la fruta capaz,
devorados por aquel amor que el tiempo
y sus lluvias,
 en una ciega ecuación incomprensible,
emboscaron  cierta vez y, ciegos e imprecisos,
dejaron para luego las respuestas.
Aniquilado ya el posible arco de la luna
 donde colgaron cierta vez
razones y esperanzas.


DISCURSO SIN MARIPOSA

  
Cordial como la memoria de los crustáceos
Arrítmico el rencor.
Vamos con el júbilo del animal herido
Ciudadano de la brizna,
Arquero sin partido
Buscándome en follaje del fervor.
Cociéndome la garganta
Con el garfio del grito
Llego a la compuerta
De la familiaridad
Para establecer la memoria
O el enigma del tiempo
En la piedra o el naipe

Mi yo numeral
Sumergido apoteósicamente
Como un aguijón
Salvando la metáfora
El perdigón de la palabra
El martillazo en la risa
Y las huellas dejadas
A los amigos
Junto a las copas ya vacías. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario