SíGUEME

martes, 26 de agosto de 2014

[Poemas de Ernesto R. del Valle] COMPLICE DE LA LLUVIA Y SU MEMORIA (Selección revisada por el Autor)

MONOLOGO DE LA CIUDAD
Plazas y callejas, altos quicios de ciudad rescatada  /por la lluvia

Antes de SER  lluvia, ensueño, revuelo de palomas,
fui leyenda.
Sobre la dura piel de mis sabanas
fundaron mi nombre de ciudad indígena.
Me puse a madurar asombros memorables
junto a los hombres erguidos en la historia
y comenzó el sueño de mi geografía.
Colmenas que entallaron el aire de la Isla
testimoniaron la firme corola de mi hallazgo.
Se abismaron los verdes de mis montes,
me colmaron violentas actitudes
y principios como acero pujaron de mi vientre
la soberbia figura de aquel primer Agüero.
quien forjó en los genes de mi siglo
los fuegos de luto de las otras muchas sangres
que regaron más tarde mi cielo
de piedras insurrectas.

Desde entonces estremezco los viejos adoquines
de mi estampa, despierto del látigo secular
 y me renuevo limpia de estrellas y galaxias.
Airosa soy en mis llanuras
porque las palabras de mis hombres
limpian en su imagen
los peldaños del amor en que transito.
Entonces doy a la palabra su valor definitivo
para rememorar calles estrechas y amplias plazas
donde mis mayores enfrentaron polvo y fuego.

Hermosas principelas en su total ardor, supieron ser
fantásticas mujeres erguidas como claros cristales
de recia mansedumbre.

No para otras circunstancias, sino para rememorar
las avenidas que se alzan junto al tiempo
es que doy a mis palabras su valor definitivo.

Plazas y callejas, altos quicios de ciudad rescatada
por la lluvia
y patios de verde mejorana y toronjil.

Liquida memoria que canta un ‘gluglú’
en las breves tinajas bajo los aleros coloniales.

Agua que humedece las pieles cordiales
de negros,
y mulatos
y pardos
y chinos
y blancos
todos revueltos en el hechizo del folclor nacional.

Y finalizo la palabra en el azul distribuido,
andamos diario a diario la llama familiar
que sostiene mi paisaje  de torres clericales
y mediodías anclados
en el espeso corazón de su leyenda



CAMAGUEY CIUDAD LEGENDARIA

[...]porque hay espacios para las lluvias que humedecen sus insomnios[...]


Mi ciudad, hoy dos de febrero, está alegre, sin ninguna coordenada que le  reintegre
los pasos a las despedidas como novia en vísperas de perder su virginidad.
Mi ciudad es una novia anciana, lúgubre, legendaria, plena de hechizos y quimeras;
plagiada constantemente por las lluvias y el canto de las aves.
Parió temprano un arcoíris enredado en sus caminos,
Parió un trueno debajo de la ceiba que la dignifica y luego un güije a orillas del arroyo de Méndez.
Mi ciudad parió poetas y locos, ambos sumidos en el humus recóndito de sus mayores
pero sigue siendo virgen, sigue buscando el semen de la historia para embarazarse
en la liturgia de sus Iglesias y en lo vegetal de sus caminos.
Hoy, dos de febrero, la recuerdo como una  novia eterna y ambos sabemos el secreto que guardamos entre yaguas secas y hojas de yagrumas.
Porque hay espacios para las lluvias que humedecen sus insomnios libertarios.y para aquellos cánticos callados de los esclavos rebeldes o para estas palabras que ahora escribo en homenaje a la memoria de su virginidad y al ámbito azul que la protege y ama como esposo.




  
LLUEVE


La lluvia, sola, sin  las mariposas [...]


Cae la lluvia.
Danzan las hojas de los árboles
al compás de una música extraña.
Los recuerdos son mariposas
que vienen y se agrupan
para devorar las sombras.
Cae la lluvia esta mañana
quieta y ajena a la vendimia
de lo triste.
Cómplice la lluvia en la eclosión vegetal
de las begonias.
Esta lluvia sin color
¿qué argumenta
                        en sus líquidos?
¿Acaso un sonido desigual,
viudo de mis silencios
como metáforas desafiando insomnios?.
La lluvia, sola, sin  las mariposas
que nos llevarían  hacia la secreta conspiración
de la nostalgia




AUGURIO

[...] sé que la humedad te lleva a la prehistoria [...]




Si la lluvia sigue en su musical lamento
voy a pensar que me amas.
No porque la lluvia me trastorne
ni me haga sublimizar la realidad.
El caso es más complejo,  te conozco
y sé que la humedad te lleva a la prehistoria
de nuestros primeros encuentros
-los tiernos,
impredecibles momentos-
en que tomados de la mano
y con la mirada fija dentro del otro
nos bebíamos hasta la eternidad.

Si la lluvia sigue, voy a pensar que me amas,
aunque el tiempo haya pasado
y no nos reconozcamos
luego de las tantas heridas y batallas
producidas en común.





LUZ MARINA
¡Lucimar!
¿Luz y mar?
¿Luz, en el mar?


Lluvia que ha humedecido
las nostalgias.


Breve lluvia ésa, para la sed perdida
en las arenas de qué playas.
Lluvia que ha humedecido
las nostalgias.

Lluvia en el mar y  su luz
rigiendo el signo zodiacal que sabes,
 amparada  por esta lucidez
 que cabalga junto a unos inocentes
 unicornios de sueño…





LLUVIA EN LA TARDE.

 Lluvia y sustrato de humedad en los recuerdos[...]

La lluvia perezosa, esa que cae sin querer, como pidiendo disculpas bajo el cielo gris. Es la antesala de la melancolía. Un amor roto bajo una lluvia gris, es terrible y si ella tiene los ojos grises, qué se le va hacer si el alma se te ensombrece. El día gris es hermoso aunque nos traiga estos recuerdos agri-dulces
La lluvia deja esa inconmensurable nostalgia, ese infinito sustrato de recuerdos impostergables, Cae la lluvia como un cielo diluido en gris a nuestras almas.
Lluvia sobre el asfalto de las calles, en las hojas de los árboles y en los terrones del miedo a los charcos de tristeza.
 La lluvia… ¡cómo tremendamente imperas en el ser humano!.
¡Qué bastión de humedades tratas de  vencer en esa bendita eclosión que armoniza con la luz y con la triste cadencia de tus gotas sobre el cristal de cualquier ventana donde un rostro asoma su nostalgia!.
El día gris, empedrado
como lámina de acero,
es ave de mal agüero
clavándose a mi costado.
Pero me gusta ese lado
de fiera melancolía.
Es el gris que en cierto día
de juventud ya lejana,
una mirada temprana
de mujer, fue mi alegría.
 Lluvia, lluvia de Abril o de Diciembre.
 Lluvia y sustrato de humedad en los recuerdos, deja de caer y ultima de una vez por todas tus acuerdos y proposiciones con lo pretérito, lo incógnito, el misterio..
Yo me siento a observar, desde mi estancia humana, desde mi espacio empolvado de estrellas, las insólitas magnitudes del agua en sus esdrújulas cavidades donde se despereza una y otra vez, el fauno de la abulia.
Entonces…
Abro un libro y leo sobre el hombre que perdió el camino hacia sus bastiones.
Sirvo el vino en la copa de la esperanza,
Brindo y bebo desde mi victoria





LAS PALABRAS SE PIERDEN

Si la lluvia humedece
la noche de sus sexos[...]



 Si es mucha la distancia
Si los amantes pertenecen
al olvido, y son partes de esa
corteza extraviada que atormenta
los sueños en plenilunio
las palabras se pierden
Pero si los amantes conocen 
el sedimento del roció, 
en la exacta esencia de los cuerpos,
en la minúscula porción de la poesía.
Si la lluvia humedece
la noche de sus sexos en ruta hacia el sociego.
Entonces la palabra
 toma dimensiones siderales, 
levanta vuelo
y en el prisma del primer arcoiris 
establece de una vez
su hechizo y la demencia.


©Copyright
©Ernesto R. del Valle.

4 comentarios:

  1. Muy buenos estos poemas que nos presentas, amigo. Qué bien me resulta tu amor por la ciudad que te vio nacer.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Y se levanta el vuelo en estos poemas, con la magia de los sonidos de la lluvia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el sondo de la lluvia que correpor los tejados de nuestras casa coloniales, es diferente, lleno de esa magia que nos trastorna los sentidos para convertirse en poesía. Te saludo Ime, cn todo mi cariño y agradecimiento.

      Eliminar
  3. Nuestras raíces, estimados raíces, esas que crecen en nuestras almas cuando estamos lejos de nuestro hogar,

    Recibe mi saludo cordial, hermano.

    ResponderEliminar