SíGUEME

miércoles, 13 de abril de 2016

JULIA CORTES PALMA. Ella y sus circunstancias



ENTREVISTA

Por Ernesto R. del Valle.

La encontré como se encuentra una fruta en medio del camino. Una fruta de mucho jugo para aliviar la sed. Porque esta mujer es también como una fuente de poesía, poesía que habla de amor, la cotidianidad, la muerte, las angustias insalvables del Hombre y sobre todo, de su rebeldía a no ser quien fue por más de cincuenta años, una mujer triste, plagiada, echa para los demás menos para ella misma.
Profesora, ama de casa, madre de cuatro hijos y abuela. Colabora con entidades poéticas de Latinoamérica y escribe en la revista cultural La esquina de Colombia, así como, de vez en cuando, en la prensa de su ciudad.
 ERNESTO R. DEL VALLE.- Ante todo deseo platicar con esa niña que vive dentro de ti, esa que en las noches, quizás aún teme a lo oscuro, sabiendo que definitivamente el miedo vive dentro de nosotros. Quisiera que esa niña me cuente de sus primeras experiencias en la casa hogareña donde nació en Badajoz. Sus juegos, sus amigos. Anécdotas, etc..
JULIA CORTES PALMA.- Cierto, le tenía mucho miedo al infierno. Las monjitas del colegio me decían que si moría y me sorprendía en pecado ardería en el infierno.
Jugaba en la escalera de mi casa( cuando llovía o hacía frío), con mi vecina Mamen, a los cromos, a la goma o a la cuerda. Cuando estaba bueno jugábamos en la calle, a la role, o al pincho( cuando había barro y le cogía el destornillador a mi padre). Con el buen tiempo salíamos de paseo con las bicicletas. De vez en cuando organizaba en el portal de mi casa una sesión de variedades: Pequeños teatros, canciones, bailes...Como si yo fuera la gerente de una empresa de espectáculos.
No tenía muchos amigos, siempre fui muy selectiva para las amistades.
Tuve varias experiencias(anécdotas) de chicos y no tan chicos que quisieron tener algún escarceo sexual al que yo me negaba siempre. Sin dar ningún dato confieso que hasta algún miembro de la iglesia llegó a confesarme su debilidad por mí. Hubo quién me avisó que mi mirada tenía algo adictivo que incitaba.
Los chicos me aburrían enseguida, eran demasiado simples y siempre iban a lo mismo sin profundizar en mi alma.  

ERDELV.-Háblame de Badajoz, el terruño que escogieron tus padres en España, para que nacieras. 
JCP.- Nací en casa de mis abuelos maternos, no quisieron que acaso me confundieran o perdieran en el hospital.
Badajoz es una ciudad pequeña (150.000habitantes)  donde casi todos nos conocemos porque solemos frecuentar los mismos lugares.  Situada al suroeste de España,  fronteriza con Portugal; es una de de las dos provincias que componen Extremadura. Tierra dura de gente tierna; de extremos: inviernos fríos y secos y veranos calurosos. Una ciudad alegre y divertida donde la gente prefiere la fiesta a la cultura. Los bares se llenan pero los eventos culturales no seducen.

ERDELV.- Tu casa natal. Ese rinconcito tibio donde te guarescías a imaginar tus vivencias infantiles, ¿Cómo fue esa etapa de tu vida?
JCP.- Fui una niña tímida a la que le encantaba leer. Compartía habitación con mi hermana; su carácter era justo contrario al mío. Yo era obediente, disciplinada, estudiosa; ella, rebelde, desordenada, ruidosa. Solo encontraba refugio en la lectura, cuando mi hermana se dormía yo  leía bajo las sábanas o mantas para que mis padres no vieran luz por la rendija de la puerta. También escribía en un diario sobre mis sueños, alguna pequeña poesía, algún relato.
Disfrutaba con el silencio, era feliz cuando se marchaban mis padres, mi hermana  se iba a jugar y yo me quedaba sola en casa.

ERDELV.-Cuando somos niños sobredimensionamos tiempo y espacio. Intuimos a las personas que nos rodean.  ¿Cómo fue la relación de la niña Julia con sus padres?.
JCP.- Mi relación con mi madre no era demasiado buena, gritaba mucho y era muy nerviosa y eso a mí no me gustaba. Hoy esa relación ha mejorado tanto que ahora es mi mayor fan. Lee todo lo que escribo y, junto a mi padre, me sigue a todos mis eventos. La edad nos mejora, no cabe duda. Es cierto eso de que “nos hacemos viejos demasiado pronto y sabios demasiado tarde” .Con mi padre me llevaba mejor aunque, en alguna ocasión me pegó por no obedecer.

ERDELV.-¿Quien influyó en tus primeros textos. Qué lecturas estaban presentes en esos primeros momentos de creación?
JCP.- Leía todo lo que encontraba en casa: poesía, novela romántica, libros juveniles de aventura, enciclopedias, de todo. Por leer, leía hasta los prospectos de las medicinas. Me gustaba visitar a familiares, entre otras cosas, por leer más libros.

ERDELV.- ¿Quienes fueron las personas más importantes para ti, en esa etapa de tu niñez?
JCP.- Mi abuela me adoraba, me protegía y defendía; yo era feliz en casa de mis abuelos y me iba allí cada vez que podía.

ERDELV.- Alguien dijo que la lectura es al espíritu lo que el ejercicio al cuerpo, pero nunca olvidaré lo dicho por André Maurois. “La lectura de un buen libro es un diálogo incesante en que el libro habla y el alma contesta”.  ¿A qué autores conociste en esa especie de aprehensión iluminada?
JCP- Gustavo Adolfo Bécquer, Ana Frank, Corin Tellado, Enid Byton, Julio Verne. Luis Chamizo

ERDELV.- La Edición de nuestro primer libro, nos obnubila el EGO. Pensamos que hemos llegado a alguna meta, cuando no es más que uno de los tantos puntos de partida que tenemos que vencer. ¿Quien influyó en tu primer libro editado?. ¿Qué lecturas estaban presentes en esos primeros momentos de creación?
JCP.- De no ser por Ignacio Ramón Martín Vega[1], que me conoció por facebook y me propuso escribir a medias una novela, probablemente nunca hubiese publicado. En esos primeros días de creación estuve leyendo las novelas que él había publicado, alguna novela premiada en Premios Ciudad de Badajoz y publicaciones de poesía y relatos: "El vuelo de la Palabra" del ayuntamiento de Badajoz. 
  
ERDELV.-¿Cual de tus libros publicados guardas con cariño, te aportó luz para los nuevos por venir?
JCP.- Creo que mi primera novela: "Comenzó en Badajoz, un alto en el camino" abrió el baúl de mis secretos. Mi principal característica es la impulsividad y rapidez tanto en pensamiento como en acción. Si tenemos en cuenta que mi primera novela publicada tiene aproximadamente un año de vida ( justo en este mes de marzo) y mi segunda obra Dos rombos tiene un mes (la publiqué en el Corte Inglés el 12/2/2016), no ha pasado tiempo suficiente como para hablar de "guardar". Aún estoy alimentándolas, la primera con biberones o papillas y la segunda al pecho.
Aún con la premura de todo esto de lo que hablamos, de una cosa estoy segura, después de la publicación de mi segunda obra, Dos rombos, en la que desnudo mi alma y también mi cuerpo, he superado mis fantasmas y mis miedos y ahora voy a ser yo, digan lo que digan, malo o bueno.

ERDELV.-Cuántas mujeres conviven en tu interior?
JCP.- En mi hay dos "Julias": la madre, profesora, ama de casa y abuela abnegada; frente a la mujer pasional, libre que necesita leer, escribir, estudiar, cuidarse en cuerpo, mente y alma; viajar, vivir; amar y ser amada.
Sé  que me vas a decir eso de que la batalla del tiempo la tengo perdida; me fijo en mis padres: él 80, ella 77; vividores, entusiastas, activos, sanos; que pasan su tiempo entre viajes y actividades que les satisfagan. Mi padre con sus zapatillas, andando deprisa todos los días, 12 kilómetros o más y ella, rápida como una liebre, devorando libros que le caigan; usuarios de nuevas tecnologías, modernos, divertidos y con mucha marcha 
Una anécdota: el otro día me dijo un compañero de instituto que yo soy una mutante y que deberían hacernos un análisis genético a mi familia y a mí; tenemos genes de otra raza. 

 EREDELV.-¿Por qué lo erótico? Sé que me vas a contestar “¿Y por qué no?” Pero mi pregunta no va dirigida a tus gustos personales, sino más bien a la estética literaria..
JCP.-Porque quería escribir sobre mi extremada sensualidad y sensibilidad inhibidas, mi deseo de amar y ser amada más allá del plano físico.

ERDELV.- Al margen de tus poemas eróticos, pienso que es una poética  fuerte, directa, avasalladora,  con imágenes tiernas y violentas ¿Cómo ve la autora la inclusión de la poesía en los estratos de la intimidad?
JCP.- Durante años sentí un pudor excesivo a expresar mis sentimientos y mostrar mi intimidad; al pasar la barrera de los cincuenta sufrí una catarsis en las que mi cabeza pasó de decirme: ni se te ocurra, a: tú exprésate, verás cómo no pasa nada.

ERDELV.- Ser profesor es una alta responsabilidad en nuestras vidas. Es una de las vocaciones más extremas y difíciles. Ser profesor significa moldear el carácter de nuestros alumnos e influenciarlos hacia su propia autonomía. El poeta, escritor que a la vez es profesor debe estar pendiente en todo momento, de su actuación ante la sociedad como ejemplo. ¿Hay alguna rivalidad entre la mujer profesora y la mujer poeta?
JCP.-Ernesto,  la mujer profesora está frustrada porque no consigue transmitir su amor a las letras en particular y a la cultura y educación en general; la otra, la mujer poeta se expresa con total libertad y se siente útil y valorada por sus lectores.

ERDELV.- La vida tiene fluctuaciones, es, como sabemos, una espiral siempre en ascenso,  en esa espiral se desatan los aciertos y desaciertos que abruman y esclarecen la voluntad.. ¿Te has sentido, como mujer, alguna vez, rendida en cuerpo y alma como para dejar a un lado tu acto de creación?
JCP.-  En mi segundo matrimonio mi situación emocional era tan delicada que perdí la fe en mí, hasta se me pasó por la cabeza la idea de "desaparecer" Escribía solo como una terapia anti suicidio, una cuerda a la que sujetarme para no caer en el abismo más insondable que nunca pude imaginar.


ERdelV.- Una situación realmente terrible ¿Cómo saliste de esa ‘terapia anti suicidio” ,como tú misma la llamas? ¿Cuándo llegaste a superar ese ultraje a tu femineidad, a tu esencia de mujer?
JCP.- Cuando me di cuenta que yo era mucho más fuerte de lo que pensaba, que no necesitaba a nadie que dirigiera mi vida y que mis hijos eran víctimas inocentes de las malas decisiones que  había tomado en mi vida. Si  había podido entrar en ellas también saldría. No conté nada a nadie, solo mis papeles lo sabían.
ERDELV.- He leído que es una mujer a la que no le alcanza las 24 horas del día para resolver sus problemas. Niños, hogar, nietos, eventos, reuniones, clases, etc. ¿Cómo resuelven  esas tantas mujeres que hay en ti, esa problemática?
JCP.- Tengo una gran energía; duermo poco, no necesito mucho; Intento llegar a todo lo que puedo, sobre todo a aquello que me carga las pilas: escribir, leer, bailar, viajar, participar en eventos culturales que me permitan aprender y compartir todo lo que aprendí a base de caídas. Una de mis mayores necesidades es convencer a la gente de que sin cultura no hay justicia.

ERDELV.- Más que el hecho de conocer cómo escribes o a qué hora lo haces, etc., sabiendo que escribes prosa, ¿qué importancia le das a tus personajes, cómo los escoges y si te has sentido identificada a ex profeso, con algunos de ellos en el momento de producirse el fenómeno de creación.
JCP.- Una pregunta muy inteligente, mis personajes dicen lo que Julia no dijo en su momento, porque no se atrevió, porque quería caerle bien a todo el mundo, porque quiso ser perfecta y eso es imposible y autodestructivo.
   Escribo, como decimos aquí en España, a salto de mata; cinco minutos de aquí, mientras hago la cama, plancho o guiso; a veces entre el rojo y el verde de un semáforo, sentada en el baño... en cualquier sitio. A veces mis ojos se quedan fijos mirando un punto, me voy a otro plano, me creo otro mundo, cuando vuelvo escribo como si me dictaran al oído. 
ERDELV.- Se ha hablado mucho de la desaparición del libro impreso. Tengo mis expectativas y reflexiones ante estas recurrencias en corrillos literarios. ¿Qué piensas sobre esto?
JCP.- Me preocupa la falta de interés hacia la lectura de las nuevas generaciones y, hasta he llegado a pensar, que es algo político. Nuestro sistema educativo va de mal en peor y se va perdiendo, sobre todo en las clases sociales menos favorecidas


la presencia de libros en el hogar. Puede que no desaparezca, pero quedará para un grupo muy reducido.
    En España se está empezando a penalizar a los que escriben. Escribir se va a convertir, si no hacemos nada, en algo prohibido. 

ERDELV.- El imperativo de ver nuestras obras publicadas nos lleva a muchos, como en mi caso, a auto editarlas en formato digital sin ánimo de lucro. ¿Qué piensas sobre las casas editoras y los precios de impresión de las mismas?
JCP.- Para mí es muy triste que detrás de toda actividad humana esté el ánimo de lucro desmedido. Mi primera novela fue publicada por una editorial pero nunca me he sentido apoyada y, económicamente hablando, la única ventaja es no haber tenido que arriesgar dinero.
   Mi segunda obra ha sido auto publicada porque yo quería hacer un libro caro y sacarlo a precio barato y ninguna editorial quiso. Las editoriales, en su mayoría, son negocios que solo buscan beneficios.. 

 ERDELV.- ¿Cómo ve  a  la nueva generación española en el desarrollo literario?
JCP.- Me consta que hay grandes talentos entre los no reconocidos pero no veo a las administraciones muy proclives al fomento y difusión de las letras. Mucho me temo que algo o mucho no funciona bien en este país.Sin editoriales realmente comprometidas con los autores, que arriesguen con los nóveles y sin apoyo por parte del Estado, el desarrollo literario en España será cuanto menos complicado. Aquí se aplica eso de más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer. Como ya te dije, creo en otro apartado, se están aplicando "multas" a los que cobran pensión y tienen libros publicados. En mi opinión, una caza de brujas sin justificación a no ser que no se quiera que la gente lea. 

ERDELV.- Para finalizar Julia háblame de los  proyectos  en los que se encuentra en estos momentos inmersa y qué significación tienen para su vida en términos generales.
JCP.- Soy delegada para Extremadura de una asociación de escritores a nivel nacional e internacional. Mis proyectos son muy ambiciosos, pretendo llegar al mayor número posible de lectores, entrar en sus vidas y tumbarme en el sofá de sus corazones. Quiero que mis palabras viajen, que crucen mares y océanos; quiero respuestas desde todos los rincones del planeta, quiero prosa, poesía; palabras, poemas...

ERDELV.- ¿Desea agregar algo más, algo que haya quedado sin decir?
JCP.- Dicen que cuando alguien desea algo intensamente el universo entero conspira para que alcances tu deseo, tú estabas en medio. Mis palabras ya han cruzado el océano. Sé que me sientes cerca aunque estemos lejos, esa es la magia que yo deseo. 

ERDELV.- Momento de despedirnos Julia. Gracias, estimada colega, por su tiempo.
JCP.- Discúlpame, no me despido porque no me voy, sigo aquí contigo, ese es el poder de las palabras que une a los amigos. Un beso. 




[1] IGNACIO RAMÓN MARTÍN VEGA, zaragozano, nacido en julio de 1961.  Actualmente reside en Anchuelo (Madrid).



“Ser sexi no es tener curvas
 ni un trasero de escándalo,
ser sexi es ser mujer
y disfrutar demostrándolo.”

JULIA CORTÉS PALMA. España











DATOS DEL AUTOR.

ERNESTO R. DEL VALLE. Cuba-EUA
Fundador y director de la revista literaria virtual Guatiní.
Publicaciones.:
Miércoles de ceniza (Relatos) Editorial Voces de Hoy, Miami. 2010
Alabanzas y alucinaciones (poesía), Editorial Glorieta. Miami. 2011
Emboscadas del sueño (Poesía) Editorial Glorieta. Miami 2012.
Amén de Mariposas (Poesía) Editorial Glorieta. Miami. 2014
Razones del Camaleón (Poesía) Edit. Akerú. Rep. Dominicana 2016
Para leer la Bio-bibliografía completa ir a  la Enciclopedia cubana EcuRed.






No hay comentarios:

Publicar un comentario