SíGUEME

lunes, 27 de mayo de 2013

AQUELLOS NIÑOS QUE SOMOS (Continuación)

Continuando con la zaga  de,  AQUELLOS NIÑOS QUE SOMOS, entran en ella los primeros personajes Cundo, el gordo Rafa y Taita Viejo, el abuelo de Cundo y alguien que será recordado a lo largo de toda la historia: Jalisco, el perro del pequeño protagonista.  Espero les vaya interesando estas historias.


Imágenes integradas 1 
TAITA VIEJO
 Ahora, cuando oigo hablar a Taita Viejo de cómo vivió siendo un esclavo a finales del siglo XIX, un tiempo terriblemente lejano, en los barracones de un central, por allá por Esmeralda[1] me he dado cuenta de que no tengo abuelos; que los padres de mamá y papá se han marchado hace mucho para el cielo, donde dicen que están de lo más bien al lado de “papa dios”
Nunca he sentido el influjo de los cuentos de abuelos. Nunca he sentido su calor sentado en sus piernas, me perdí las historia de cuando eran jóvenes, se extraviaron sus relatos alucinantes sobre duendes y unicornios y princesas encantadas y raptadas en castillos deslumbrantes, con pasadizos secretos. Nunca supe de la magia de quedarme dormido en sus brazos de abuelos, al arrullo de sus canciones que lo deben hacer a uno flotar en un sueño.
¡Qué lindo es tener abuelos! Para entrar en sus relatos y ser ese príncipe que despierta a la Bella Durmiente con un beso; o salvar a la pobre Blanca Nieves de las maldades de la bruja fea, odiosa y desdentada.
No sé, pero siento envidia de Cundo y hasta del Gordo Rafa 
quienes tienen abuelos magos que les desaparecen los trompos , les hacen bailar un tenedor dentro de un vaso y hasta le sacan de la nariz y las orejas una pelota azul de lo más linda.
Taita Viejo sigue hablando de cuando trajeron a sus padres desde África, de su primer paseo en ferrocarril, pero yo solamente me estoy escuchando esta voz interior que me está invitando a marcharme, y con mucho disimulo me levanto de la silla, me sacudo los fondillos del short y me voy alejando del grupo llevándome a Jalisco.

Quiero estar solo para inventarme historia de duendes y princesas y ahuyentar la tristeza que hace nido e mi garganta. Jalisco me ladra impaciente, como esperado la primer historia.

Entonces sonrío.

(Continuará en la próxima semana)











[1]Esmeralda. Municipio eminentemente cañero de la provincia Camagüey, Cuba, situado al noroeste de dicha provincia.




3 comentarios:

  1. Les aviso que los comentarios ya son públicos, no solamente para los miembros de este Blog. Si Ud. desea ser seguidor del Blog diríjase a la parte superior del mismo y haga 'click' donde dice:
    Participar en este sitio

    Reciba mi abrazo. ERdelValle.

    ResponderEliminar
  2. Me resulta muy amena la narración, amigo. Espero próxima. Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Un bello final para la historia de Taita Viejo!!!

    ResponderEliminar