SíGUEME

lunes, 19 de enero de 2015

TRES POETISAS INVITADAS A POEMAS A DOS MANOS CON ERNESTO R. DEL VALLE.

REBELACIÓN


 Marianela Puebla [Chilena]

 REBELACIÓN



ER.  Noche de Halloween. Noche de lobo en celo y hembra insatisfecha. Espero.
MP. Esta noche saldré de caza vestida con mi mejor disfraz.

ER.  Conozco los lunares de tu espalda. Mujer, ven en sociego.
MP. Tú eres el perseguido, la meta de mis deseos.

ER.  Sé  que serás mi victimaria. Noche de hembras en busca de lo fálico. Te espero en la esquina del viento, donde sabes.
MP. Momento especial, noche de Halloween,
 en donde santos y demonios bailarán hasta enloquecer
 exhortando mis más ruines pensamientos.

ER. Pero no desesperes que tu vientre temblará  cuando repase con mis labios la sombra del pubis y tus senos.
MP. Sombra vestida de alegre viuda, máscaras agitadas por el viento,
 efebos afectuosos abrirán la marcha
 serán mi complacida comparsa.

ER. Vendrás  sola e inocente para hacerme tu víctima en la orgía  de tu cuerpo, sin más  pociones que la humedad de tu sexo y la saliva de tus besos.
MP. Este atardecer de brujas,y dryades, pociones y embrujos,
 escobas aladas, gatos erizados, aquelarre, cánticos,
 lobos en busca de hembras en celo,
 tú estarás en mis prioridades, no habrá escondite seguro
 ni umbral que te proteja.

ER. Deja para luego el santuario de tus prioridades. Yo estoy listo para entrar en ti. Salvaguardarte esa sed y esa hambre que late en tus pezones.
MP. Seré una flama arrimada a tu pared,
 mimosa gata lamerá tu pecho, beberá tu sangre.

ER.  Asi ha sido siempre tu aquelarre sobre mi vientre, cabalgando ansiosa con tus gritos de gatita y tus gruñidos  de loba.
MP. Noche de fecundidad, bajo el frontis del árbol druida,
 orgías que unen el pasado y el presente, se adentran en la piel.

ER.  Te veo llegar desnuda, batiendo tus cabellos al viento. Fruta para mi mordida.
MP. La hoguera  enfurecida reflejará promiscuidad
 mientras la noche copula con las llamas
 tú estarás en el centro de mis delirios,
 sacrificado al placer del orgasmo infinito.
ER. Copúlame tú  druida de mis hartazgos. Hembra. Fruta abierta a mis sortilegios.
MP.  Esta noche serás mi festín, mi recompensa,
 la presa que se entrega por amor al sacrificio final.

ER.  Aquí  me tienes. Cázame entre las piernas. Clava el sueño  hasta lo profundo de tus ansias.
MP. Esta noche de juergas, noche pagana, libre albedrío.

 ER. Muévete así. Circunvala mi centro.
MP. Sacerdotes druidas bailarán a tu alrededor,
 bandruis alimentarán tus ansias, labios hambrientos,
 boca que saciará tu sed,  vehementes besos,
 caricias regocijantes,  excitación y erotismo.

ER.  Pero todo vendrá  de ti, todo de tus caderas anunciadoras del sismo
que irrumpe en tu vientre
MP. Esta noche de hechizos y de conjuros, tu serás
 la copa  en la que beberé tu espíritu.

ER. Sea como digas mi divina cazadora. Hembra mía  y victimaria.
MP. Sólo en este preludio de Halloween, serás mi brebaje,
 serás poseído por mi pasión desbordada







Esther  González Sánchez  [Española]

DIALOGO EN OTOÑO

ESTHER GONZÁLEZ SÁNCHEZ.-
¡Oh dueño mío en valle de pupilas!
encima de los meses tan llenos de noviembre,
mi encarcelado talle,
como una golondrina de ala dócil
espera, aguarda el golpe de la luz
que nos empuje al mar
de nuestros pechos de ánfora.
ERNESTO R.  DEL VALLE.-
Espera  mujer,
los colmillos de la ausencia
clavan sus nostalgias.
Espera a que la lluvia
con su luz de otoño
se embriague de ansias
y el mar acoja nuestros pechos
en la resaca de algas
y nocturnas caracolas.

EGS.-¡Mi siempre victorioso!
Aún vive tu rumor sobre las cosas
y tu perfume salva la escalera,
aunque acaso, después de tanto tiempo
ya no me reconozcas
tan desvestida y rota,
tan llena de distancia
como  guarda una tarde sin memoria.
ERDELV.-Asisto a la brevedad
de las cosas que existe en ti.
A la simplicidad  de tus gestos,
al anagrama de tu risa.
Busco tu piel en la suavidad
del caos en las alas de las mariposas.
Te busco cuerpo y alma
en cada luminar de estrella
guiñándome en la noche.


 EGS.-¡Ven! ¿No miras como tiemblan
mi boca y mi estatura?
Entra a visitar lo tanto tuyo:
los verbos que ayer fueron de tu alma,
y en qué sudor de besos te reclamo
cuando un sostén de hilo
y luna a media asta,
me recuerdan en luto
que no me resta nada
de lo que tuve ayer.
ERDELV.-¿Cómo no mirar ese temblor
de tus labios, si mis besos  aún apacientan
sus rebaños?
¿Cómo olvidar tu cuerpo de amapola
embestido por mi cuerpo,
poseído en su aliento de feminidades vastas?
¡Ay mujer de mis ánforas!, ¿qué sed
para tu fuego siente mi espiral apasionada?
Voy a ti con mis deseos al festival de tus otoños.

EGS.- Se muere este quebranto.
Susurra su insistencia
que ya no habrá retorno
de días con Giraldas,
ni altura de castillos en la arena
que sólo ¡Amado mío!
alrededor de mí vive el  silencio,
un grave y conventual silencio
que se agota  en los labios
y en los ojos cumplidos
detrás del horizonte.
ERDLV.-Beberé tus silencios mujer mía…
No más castillos en la arena.
Rodearé los humedales de tus muslos
exaltaré la piel en sus contornos de astros
y agotaré  en tus labios
esos bríos que no sabrán, jamás
de ortigas conventuales ni horizontes…





Lilian Viacava [Uruguaya

 LA MISMA COPA, QUE SEA BUEN VINO


L.V. - Voy a darte vino y rosas
por si vienes esta noche
en que me muero de frío,
sin el calor de tus besos
recorriendo el cuerpo mío.
E.R.- Ya voy a ti, y mis labios
van a cubrirte de ansias
los senos en paz dormidos
para que sepan de rosas
en nuestras copas de vino.

L.V.- Bebamos la misma copa,
compartamos el delirio
del sabor de los amores
que nos mantienen unidos.
E.R.- Bebamos toda la noche
este licor encendido
que mana de nuestros cuerpos
en una danza de lirios
danza que estrujo en tu vientre,
entre tus piernas y ombligo.

L.V.- Mi pelo rubio cayendo
sobre tu pecho dormido,
la blancura de mi piel
exhalando mis delirios
E.R.- Los delirious de la carne
que claman en sus abismos

L.V.- Mi boca te está guardando
de muchos inviernos fríos.
E.R.- Y mis veranos, muchacha,
buscan en tu sexo auxilio
a orillas del arcoiris
que nace de tus recintos.

L.V.-En los que yo te esperaba,
Aquí en la orilla del río.




No hay comentarios:

Publicar un comentario